Navidad: El poder del Amor

¡Santa y esperanzada Navidad! Pero de algún modo también feliz, no con la alegría habitual de estas fechas, sino con el gozo profundo de poder vivir una Navidad desnuda, solo revestida de la fuerza del Amor.

Está claro que esta Navidad será muy triste para muchas familias en Nicaragua. Para los más de 600 presos políticos, para las madres que han perdido a sus hijos, para las familias que han sido divididas por el exilio o la cárcel o el asesinato, para los médicos, periodistas y maestros que han quedado sin trabajo por no pensar como el régimen, para los empresarios cuyas gasolineras han sido cerradas, y también para mí porque todos ellos son mi gente mis amigos y mi país. Hoy nos ha tocado vivir algo de lo que en muchas partes del mundo llevan años sufriendo. Déjame contarte algo.

Hace 4 años pasé la Navidad en Irak con cristianos que lo habían perdido todo a causa del Daesh. Y por entonces dije que había sido la mejor Navidad de mi vida. No tuvimos nada material que hiciera fiesta y sin embargo, aquella Eucaristía fue inolvidable. Cómo cantaban, con qué alegría celebraban, y eso que la Iglesia estaba rodeada de militares para protegernos de un posible ataque. Aprendí que no es el pavo, ni la gallina rellena, ni el cordero, ni los langostinos, lo importante. Que ni siquiera es el pasar la noche cerca de los que más quieres. No son las luces de un árbol, ni el brindis con champan. Aquellos cristianos cantaban llenos de gozo porque Dios venía a salvarnos. Aquí puedes verlo.

Hermanos y hermanas, podemos estar tristes porque las circunstancias nos condicionan. Pero ni la peor de las represiones puede quitarnos la esperanza en ese Niño de Belén que hoy recibimos. La salvación viene de la debilidad de un amor grande y no de la fuerza del poder. La Navidad es más pura cuanto más desnuda. Este año revivo mi Navidad de Irak y pensé que no volvería a suceder. Veamos esto como regalo. Solo Jesús es nuestra alegría. Cantemos en la misa del gallo con más fuerza que nunca. Esperemos la salvación porque tenemos necesidad de ser salvados. Nuestra fe es nuestra única fuerza. He oído que los presos cantan el himno nacional en la cárcel, seguro que hoy cantarán villancicos. He leído que iglesias de todo el mundo están orando por Nicaragua. Este dolor de ahora es parte de aquel que el Niño de Belén sufrió en la Cruz. Somos pueblo elegido, somos bienaventurados. No podemos olvidar que el triunfo está en el amor que nunca falla.

A ti que sufres por cualquier causa, hermano y hermana, yo te aseguro que Dios te mira y tu dolor no le es indiferente. Navidad es el despojo completo de Dios revestido solo de su amor. Por eso, te digo, santa Navidad y si puedes, ¿por qué no?, feliz noche de paz. Buena Navidad en libertad porque podrán quitarnos incluso la vida, la dignidad, pero nunca la paz y libertad que Dios nos ha traído.

–> Las 25 historias que más me impactaron en Irak (2014)




4 Comments
  • Arantxa
    Posted at 15:35h, 18 enero Responder

    Hola! Que bonito texto. Me encanta esta web. Un saludo

  • Jenny
    Posted at 17:26h, 29 diciembre Responder

    Gracias por el apoyo moral con sus comentarios. Eso nos da fortaleza hoy que tenemos a nuestros familiares presos.

  • Ma. Celia
    Posted at 03:18h, 25 diciembre Responder

    Ese testimonio de la Navidad en Siria fue lo que me hizo pensar que la Navidad es el sentido y no el sentimiento y entonces puse el Nacimiento en mi casa, a pesar de las circunstancias. Feliz recuerdo del nacimiento del Señor

  • Orion
    Posted at 23:47h, 24 diciembre Responder

    Gracias por este mensaje que tanto necesitamos. Santa Navidad en meditación, en reflexión y en oración. Por todxs lxs presxs políticxs, les asesinadxs, lxs emigrantes forzadxs, lxs perseguidxs por la dictadura. Por la libertad de Nicaragua: Santa Navidad.

Post A Comment

*