Rescate de valores

FOTO: Dreamstime

Ayer, sobre las 20:30 h. un demente propinó una patada en la cara a una monja de 84 años. El Mundo rápidamente dio la noticia y me llamó para pedirme un artículo de opinión al respecto. He aquí la noticia y he aquí mi artículo de opinión.

En la calle, en las oficinas, en las aulas y, por supuesto, en las redes. Como si el hábito fuera un imán hacia la agresión, el insulto fácil, la burla y hasta las patadas físicas. Ayer fue una Hermana de Nuestra Señora de la Consolación. Ni sus 84 años frenaron el impulso del que le lanzó la patada. Hace unos cuatro años fue igual con una Hermana de mi Congregación (Pureza de María) en las mismas condiciones. No es alarmismo, son realidades preocupantes. Algo está pasando.

Personalmente lo sufro casi a diario en las redes sociales. Ayer mismo, simplemente por decir que considero normal que la concejala del vídeo porno quiera dimitir. Ni siquiera mencioné la palabra pecado (no pasó por mi mente). Recibí una avalancha del tipo: «El vídeo porno que estamos esperando es el tuyo» o «Xisquita, a ti sí que te hacen falta unos cientos de miles de masturbaciones; consejo: utiliza crucifijo talla XXL y preservativo». Y éstos son los que defienden la tolerancia, la libertad de expresión y llaman democracia al «todo vale».

Es verdad lo de poner la otra mejilla, también lo de devolver bien por mal, que nosotros los religiosos tanto predicamos. Y es verdad que cuando nos llega el turno, es la hora de practicarlo con sincero corazón. Pero eso no quita otra gran verdad. Aquella de que vivimos en una democracia, en la que somos ciudadanos, y tenemos el mismo derecho que un hare krishna a vestir como queramos. Si tanto insisten en que somos sólo una tribu urbana más, ¿por qué a punkies, emos, góticos y demás se les respeta su atuendo y sin embargo el hábito religioso no?

Tengo la impresión de que aún no somos, como quisieran muchos, una tribu urbana más. Este hábito sigue siendo significativo, no deja indiferente. Hoy me decía un mexicano en Twitter: «Cuando un mensaje tuyo mueve la conciencia de alguien, es natural que responda agresivamente». No me parece natural. En todo caso, demuestra una gran carencia: un no saber disentir, un no saber lo que es realmente tolerancia, ni un mínimo de educación ni de respeto.

¿Es realmente progreso avanzar por ahí? ¿Tendremos que tocar aún más fondo para dar el giro hacia el rescate de valores?

—-

Veritas Prima, un diario católico panameño, se hizo eco aquí. Agradezco al periodista amigo que lo escribió.

En El Mundo podéis leerlo aquí.

 

7 Comments

  1. Querida Xiskya, soy un franciscano que vive en Roma desde hace unos meses por motivos de estudio, aunque soy español. Sigo tus publicaciones con una cierta frecuencia. Este post lo escribiste hace ya bastante tiempo y recuerdo que sintonicé mucho con lo que dices, por eso, a la luz de lo que me ocurrió hace unos días, he querido rescatarlo y enviarte mi comentario. Suelo moverme por Roma con el hábito, porque creo que sigue siendo un signo válido también en nuestros días. Son muchas las preciosas experiencias que tenido en este sentido, tanto en Italia como en España. Insultos, burlas y risas también he tenido que aguantar… Pero hace unos días, ¡en Roma, “la ciudad del Papa”!, pasando por una calle céntrica, me tiraron un cubo de agua desde una ventana. Seguramente me habían visto acercarme. Me mojaron completamente. Cuando miré hacia arriba vi como se escondían y se reían… ¡La verdad es que me sentí fatal! En ese momento, con bastante gente entorno a mí, mi reacción hubiera sido de enfado y de rabia, pero gracias a Dios pude contenerme para no dar rienda suelta a la agresividad: ¡entonces hubiera sido un anti-testimonio, echando por tierra la posibilidad de predicar con “fray ejemplo”, como decía san Francisco! Bajé la mirada y me marché con calma, con una tímida sonrisa en los labios. ¡Pude experimentar un granito de “verdadera alegría”, como el Poverello de Asís! Entré en una capilla en la plaza de Venecia donde está el Señor expuesto todo el día, me sequé como pude y di gracias a Dios. Este hecho me confirma aún más que, a pesar de los riesgos, el hábito sigue hablando y no deja indiferente a casi nadie. ¡Un saludo de paz y bien!

  2. No puedo evitar recordar este post…asociado a los ultimos hechos ocurridos en el Colegio Salesiano ‘María Auxiliadora’ de Mérida .
    Hay que denunciar seriamente que ir como un vandalo por ahi no es respetable…soy politicamente de izquierda pero sin adscripcion politica definida,como muchos que han perdido la desconfianza en la clase politica…en todo este caso se han salvado del brazo de la ley por menores..en primera instancia
    pero…hay carcel de menores y amenazas por medio de muerte…
    y el que sea anticlerical que no se lie a amenazar, ni a pensar hacer nada mas que estarse quietecitos con su idea como todo democrata … actuan como cualquier maltratador de mujeres de tres al cuarto entre cuatro paredes sin defensa, no es de personas sino de los fanaticos de siempre… porque es igual de dictador que cualquier fascista…yo no me confundo con las palabras me confundo con los hechos y “por sus hechos los conocereis….son formas …iguales a las de gangsters y de las S.A. hitlerianas..y si hay intereses… hay que denunciar ,no se puede permitir que en una democracia pueda entrarse con violencia y amenazando a personas yaterrorizandolos en clases de niños porque eso los define…

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=12985

  3. Xiomara Paguaga

    Hoy en la misa del Santísimo, estuve rezando por vos, por las personas que te insultan, a como dice el que te mandó el comentario, no es a vos a quien quieren ofender sino a Dios, pero también no son ellos los que hablan sino el maligno, ví la película de San Felipe de Neri, y solía pegarle a sus chavalos cuando hacían algo malo, y cuando ellos preguntaban porqué le pegaban respondía: no es a vos, es al diablo que le pego, talvez te acordas de eso. Hoy en misa sentí que Dios me hablaba y me decía:” hay que rezar por esas personas”, porque están necesitando ser liberadas del cautivero en que las tiene el maligno, es bueno que se descubran porque así se puede rezar por ellas. Detras de todo esto he encontrado un significado mas allá del aparente. Encontrar personas que aman a Dios o que buscan a Dios es gratiifcante, pero personas que odian a Dios, que profanan su nombre, es sufrir un poco lo que Cristo sufrió por nosotros. Yo no puedo hacer uso de los twits, ni me interesa, pero si pudiera hacerlo lanzaría un hastag (no se si así se escribe) que invitara a rezar por todas esas personas , no porque te insultan , sino porque blasfeman y quieren deramar el odio a Dios.

  4. La intolerancia siempre es algo extremadamente preocupante porque es el principio de la perdida de la libertad.Y la libertad empieza en cada en la actitud ética que predica.
    Toda idea espiritual debe recibir su respeto.Los locos son locos, pero esos comentaristas,que en otro caso predicarian la justicia para todos,se dejan llevar por el pequeño inquisidor que muchos llevan dentro.No habiendo hecho en su declaracion juicio alguno, sino opinion individual respetable,solo la respuesta educada tendría cabida en los demócratas de corazón.
    El embrutecimiento moral es estimulado por poderes economicos porque asi nos hace mas esclavos y pensamos menos.
    Me parece que declarar opiniones insultando deliberadamente sencillamente les define…. y la canción me suena a machismo puro y duro cosa que en mi religion se lleva muy mal…. sea religiosa católica o sea cualquier mujer o sea espiritual o sea atea….pareceria esos comentarios a un reality show donde lo bonito es que haya jaleo y algo de pelea y mala baba,pero les recuerdo que siempre hay algo muy doloroso en cualquier muerte de esa naturaleza tan absurda.La educacion no está reñida con la opinion.

    La Dama ….Sacerdotisa dianica feminista …

  5. Fco Javier Matesanz

    Estimada hermana, entiendo que te será de ayuda saber que cuando os veo por la calle siento una gran alegría de ver católicos “uniformados”.
    El Espíritu te guarde.
    Javier

    • Espero que la alegría sea x lo que el hábito representa! Lo de “uniformados” no estoy acostumbrada a oírlo. En estos tiempos donde se valira más la diversidad que la uniformidad, me suena extraño. Pero quiero entender que se refiere usted a nuestros hábitos religiosos. Y si es así, le doy las gracias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.