Sobre todo más persona

Nos guste o no, estamos ya en la era digital, en la era de la información y la comunicación, aquella que se supone permite que vivamos en un mundo global, donde la pluralidad es una riqueza y donde las libertades y los sueños no tienen límites.

Suena muy bien y muy bonito. Pero en esta maravillosa era presente, el reto de educar se vuelve especialmente apasionante: muchas veces «con edificios del siglo XIX, con maestros del siglo XX y con alumnos del siglo XXI». Complejo. Apasionante.

En Educación nos preocupamos actualmente por tres temas: el inglés, las TIC, y los valores. España está a la cola de Europa y del mundo según los últimos informes internacionales de educación y es una vergüenza. Sí. Según el Informe Pisa es el tercero de la lista empezando por abajo. Según un estudio de Education First realizado con una muestra de 2.368.730 pruebas de nivel en distintos países, España tiene un índice de nivel de inglés de 49,01 (catalogado como “bajo”), casi al mismo nivel de Venezuela (44,43) y Panamá (43,62), mientras que Noruega y Dinamarca (niveles “muy altos”)están por encima de 65 puntos. Y no es problema de recursos. Según Pisa 2009, en España un 90,2% de los alumnos tienen acceso a internet en el colegio, el 91,3% tiene ordenador en su casa y un 89,7% en el colegio. En mi opinión nos fallan las metodologías, la formación del profesorado, el esfuerzo y la entrega en el trabajo de profesores y alumnos, la ayuda de los padres pra hacer los deberes en casa.

Digámoslo claro y alto: Hace falta más formación, más actualización, más TIC, más inglés, pero sobre todo más persona. De poco serviría llenar cabezas si no consiguiéramos construir personas solidarias, sensibles, respetuosas, alegres, y que se ilusionan por hacer de este mundo de verdad una aldea global donde todos realmente tengamos los mismos derechos y las mismas oportunidades. Si no fuera así habríamos fracasado. Estamos en ello, pero ¿realmente lo estamos consiguiendo?

Y no es sólo tarea de la escuela. La familia es fundamental. Pero cada uno que cargue con sus propias responsabilidades. En nuestro caso, la responsabilidad es clara. No se trata de adoctrinar. La identidad única e irrepetible de cada uno es la mayor riqueza que Dios pone en cada ser. Se trata de sacar de cada alumno lo mejor de sí mismo.

Por eso, consideramos que, tan fundamental es la formación del profesor para actualizarse en TIC y en inglés (y ya no hay excusas para no hacerlo), como para hacer de sus alumnos las mejores personas del mundo.Entregarse a esta tarea día a día es entregarse a una de las obras más importantes que se puede hacer en este planeta. Continuar la obra de Dios. Con responsabilidad y afán de superación constante.

Así que sí: siempre más y mejor. Más inglés y más TIC. Pero sin menospreciar a quienes tienen un ritmo económico o intelectual más lento porque quizás ellos nos ganen como personas.

NOTA:

El número 142 de MATER PURISSIMA donde saldrá este editorial aún no ha sido publicado. Pero la semana que viene estará disponible el PDF en: http://www.mater-purissima.org Mientras tanto, puede descargarse sólo el editorial [aquí]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.