La creación de @Pontifex animó a los cardenales a Twitter

A la fecha del consistorio celebrado por el Papa Francisco el 14 de febrero de 2015, existían 213 cardenales en el mundo (tenga en cuenta que desde esa fecha podría haber fallecido alguno). De esos,  121 (quienes tienen menos de 80 años) serían electores en caso de un eventual cónclave para elegir papa. ¿Cuántos de ellos están en Twitter? La presencia de cardenales en Twitter es bastante baja. Solo 29, aunque uno (el Card. Ravasi) tiene dos cuentas, una en italiano y otra en español. Serían el 23,9% de los cardenales electores y el 13,6% del total de cardenales. A fecha del 16 de septiembre de 2016, el promedio de seguidores de los cardenales es de 23.912,9. Pero la mayoría, exactamente 16 cardenales, solo tienen entre 1.000 y 10.000. Y solo dos tienen más de 100.000 seguidores, el cardenal Dolan (210.930) y el cardenal Odilo Scherer (104.107). El promedio de número Klout (el índice de influencia) que tienen es de 48,9 K (de 100).  Y solo 10 (que hacen un 34,48% de los presentes en Twitter) tienen la cuenta verificada por Twitter. La mayoría de las cuentas de los cardenales fueron creadas en 2012 y 2013. Esta fecha coincide con la aparición de la cuenta del papa en Twitter. Por lo que podríamos aventurar que @Pontifex influyó en la decisión de creación de estas cuentas. A continuación os dejo algunos gráficos que he elaborado a partir de los datos que he recogido directamente de Twitter. Aquí podéis descargar estas estadísticas en...

Learn More

De Mallorca al mundo

De Mallorca al mundo El impacto de Alberta Giménez después de 90 años de su muerte PUBLICADO EN EL MUNDO /El Día de Baleares, el 21 de diciembre de 2013 XISKYA VALLADARES / Palma. Mallorca nunca pensó que una sencilla hija la llevara tan lejos. Quién le iba a decir, hace ya dos siglos, que sus sobrasadas, su peculiar acento y sus costumbres llegarían a implantarse hasta África y América. Y sin embargo, después de 90 años de su muerte, el 21 de diciembre, la obra de Alberta Giménez sigue viva y creciendo en miles de gentes. Desde “sa roqueta” hasta ocho países de tres continentes. Desde un viejo colegio hasta 33 centros educativos y sociales. De 30 alumnas internas y 20 externas hasta 49.833 alumnos. De 5 religiosas hasta 274 Hermanas y 2.448 seglares comprometidos con la educación. Esta es la evolución actual de sus orígenes, el legado de Alberta Giménez al mundo. Actualmente, en Mallorca, su huella permanece viva en 4.169 alumnos, 437 personal educativo y 51 religiosas. Sus centros están presentes en Palma, Establiments, Inca y Manacor. El primer colegio fundado en América fue el de León, en 1951; y la primera misión en África fue la de Kafakumba, en el Congo, en 1974. Su objetivo en todas partes es el mismo: cambiar el mundo por medio de la educación y la transmisión de valores cristianos. “La herencia que nos dejó la Madre ha sido y será decisiva para todos nosotros. Ella nos ha dejado un legado espiritual y pedagógico profundo, equilibrado, armonioso y lleno de paz”, afirma para EL MUNDO Socorro Cabeza, superiora general de las Hermanas en el presente. Según ella, la más importante aportación de Alberta Giménez al mundo de la educación fue el actual CESAG: “Alberta Giménez no solo fue una maestra de increíble prestigio y de enormes valores, sino que, a su vez, fue maestra de maestras, formadora de las que serían las maestras de Baleares de su época. Fue una acción multiplicadora a través de la Escuela de Magisterio, actual Centro de Enseñanza Superior de Mallorca (CESAG).” Y ciertamente el actual CESAG, que lleva su nombre, es el centro con mayor influencia y reconocimientos de todo el legado de Alberta. Un dato curioso: “De manera...

Learn More

Judíos y ‘xuetes’: una minoría que se hace hueco

FOTO: Dreamstime Reportaje publicado en EL MUNDO el día sábado 27 de octubre 2012 Poder comer comida ‘kosher’ en hospitales, en cuarteles o en la cárcel; tener oportunidad de cambiar un examen por coincidir en sábado; no pagar el IBI ni el Impuesto de Sociedades en lugares de culto o asistenciales; reconocer el matrimonio religioso en los registros civiles; tener el descanso laboral semanal en la tarde del viernes y el día completo del sábado, etc. Son algunos de los puntos del Acuerdo entre el Estado español y las Comunidades Judías de España. Ayer se celebró en la UIB una jornada sobre sobre la aplicación de este Acuerdo firmado en 1992: “Las realidades de las Comunidades judías en la España de hoy”. En ella participaron, entre otros, Isaac Querub Caro, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España y Ricardo García García, subdirector General de Relaciones con las confesiones religiosas del Ministerio de Justicia. Y asistieron algunos representantes de los judíos en Baleares como Jacqueline Tobíass, presidenta de Instituto de Relaciones Culturales Baleares-Israel. Isaac Querub, en entrevista para EL MUNDO, explica que este Acuerdo es “bueno y positivo” pero sin implantar. “Protege los derechos básicos de los ciudadanos” judíos, pero “son muchos los aspectos del Acuerdo que aún quedan por desarrollarse”, afirma. Lo explica con dos ejemplos: Uno, un estudiante judío universitario que tiene que hacer un examen el día del ‘Yom Kippur’ (fiesta del perdón judía) tiene el derecho a cambio de fecha en dicho examen. Dos, un ciudadano judío que está haciendo el servicio militar tiene derecho a recibir comida ‘kosher’ acorde a las leyes de la alimentación judía en el cuartel. A veces estos derechos no se cumplen. La mayoría de casos por desconocimiento del Acuerdo. “Seguiremos reivindicando los derechos que nos reconoce la Constitución y la Ley, y que hasta ahora no se han desarrollado”, asegura Querub. Ante lo cual Ricardo García en su ponencia explicaba: “El Estado español está trabajando en ello y seguiremos trabajando para que se ejecute en todos los casos este Acuerdo”. Y Querub confirma que existe un diálogo fluido entre el Estado español y las Comunidades judías. En Baleares la cosa está más verde. No hay convenio firmado pero “primero la Comunidad judía balear...

Learn More

Solidaridad en tiempo de crisis

REPORTAJE PARA EL MUNDO (BALEARES), PUBLICADO EL DOMINGO 21 DE OCTUBRE 2012 Es mallorquina y lleva 26 años en el Perú, viviendo en una zona urbana marginal de Lima. Cuando llegó ahí, el barrio no contaba con agua, ni luz, ni mucho menos teléfono. Hoy tienen hasta Internet, aunque muchas veces no tengan ni qué comer. Se llama Margarita Colmillo y es religiosa Hija de la Caridad. Una de esos 143 misioneros que tiene Mallorca por el mundo (25 en África, 102 en América del Sur, nueve en América del Norte, seis en Asia, uno en Oceanía). Colmillo pertenece a uno de los 1.069 territorios de misión que reciben ayuda de las Obras Misioneras Pontificias (OMP), implantados en 116 países. Forman un 36,16% de las zonas de la Iglesia Católica en el mundo. Se consideran como tal aquellos territorios que no pueden subsistir por sí mismos por carecer de recursos humanos y económicos para desarrollar la misión de evangelizar. Son datos que ofrece la Dirección Nacional OMP. El 67% de la humanidad no está  bautizada y el 17% de los católicos necesitan de una nueva Evangelización, según los mismos datos de la OMP. Para Sebastián Salom, sacerdote mallorquín que lleva 13 años en Burundi, lo más importante de su misión es “sin duda el hecho de estar al lado de los preferidos de Jesús, que son los más pobres, ayudándoles a ser cristianos y ayudándoles a vivir humanamente mejor”. Él cuenta a EL MUNDO: “La primera vez vine a Burundi para ‘dar’ algo de mí. Las otras dos veces vine sobre todo para ‘recibir’. Vivir en Burundi supone para mí una continua convulsión interior, que fortalece mi fe y renueva constantemente mi manera de ver el mundo y de verme a mí mismo.” Pero también hay misioneros laicos que trabajan como voluntarios por un período de tiempo. Es el caso de Paula Pascual. Otra mallorquina, una maestra seglar, que tiene dos años de experiencia misionera en Huachaco, Perú. Invierte todo el tiempo de sus vacaciones allí. Cuenta que a su familia le asusta que se vaya tan lejos a un lugar del que sólo saben que es un colegio delante de “un basural”, donde los niños son muy pobres y la gente muere por...

Learn More