Basta de silencio ante el dolor de la gente

policías reprimen a manifestantes en Nicaragua

Las protestas contra la sentencia de #LaManada, la denuncia contra las represiones del gobierno de #SOSNicaragua, la prisión y después absolución de los bomberos españoles #CondenadosAsalvarVidas en Grecia. Son solo tres ejemplos recientes de hashtags que han conseguido sensibilizar y movilizar a la sociedad no solo online, sino también offline.

No se trata de temas políticos en ninguno de los casos. Se trata de temas que sobrepasan la línea roja de los derechos humanos, de la justicia y del bien común. Y en los tres han estado religiosos y religiosas apoyando. En el caso de #LaManada un post en Facebook de las Carmelitas Descalzas de Hondarribia titulado «Hermana, yo sí te creo» mostraba cómo desde la clausura también se pueden manifestar ante los problemas sociales. En el caso de #SOSNicaragua, es también un carmelita, el obispo Silvio Báez, quien se la está jugando por su pueblo a través de Twitter y en la vida offline. Monseñor publicaba en esta red social: «Los obispos deben custodiar y confirmar a los fieles en la fe con su cercanía y participación, defendiéndolos de los lobos» (De la homilía del Papa Francisco el 4/5/18). Y en #CondenadosAsalvarVidas hemos sido varios los que hemos apoyado a voluntarios prisioneros por salvar vidas del Mediterráneo.

Los religiosos no podemos desentendernos del mundo en que vivimos. Hay muchos arriesgando la vida, e incluso las obras de su Congregación. No podemos movernos por conveniencias, sino por amor evangélico. La Iglesia de Nicaragua está siendo un ejemplo para el mundo religioso en este tema. La gente sabe distinguir cuándo alguien se parte la cara por ellos, cuándo sus pastores huelen realmente a ovejas, cuándo los defienden de los lobos, como pide el papa Francisco. En el país centroamericano, el pueblo ha vuelto a creer en la Iglesia, los pastores se han ganado a la gente. Monseñor Silvio Báez incluso está amenazado de muerte por esto (pidamos por él).

«¡Basta de silencios!¡Gritad con cien mil lenguas! porque, por haber callado, ¡el mundo está podrido!» (Santa Catalina de Siena). Hay situaciones demasiado duras como para mirar hacia otra parte.

2 Comments

  1. Inmaculada Badía Torres

    ¡Cuanta razón tienes! Pero creo que los consagrados, la Iglesia, seguimos muy callados ante tantas injusticias. Nos falta valentía, arriesgar para denunciar. A mí personalmente Monseñor Silvio Báez me está dando ejemplo de coraje y valentía, de estar al lado de los que sufren.
    Me llamó la atención en el caso del juicio de la manada, que sólo una congregación católica se manifestó a favor de la victima. No vi en redes sociales a ninguna otra institución ni a la conferencia episcopal ni a ningún obispo que dijera algo al respecto. Creo que sigue habiendo miedo a posicionarse socialmente del lado del pobre, de la victima…
    Bueno, este rollo es mi opinión personal. Mi institución calla.

    • Me termo que tienes toda la razón. Yo pienso igual que tú. Lo que pasa es que me aferro a aquellos que despiertan esperanza. Como los religiosos y los obispos de Nicaragua. Tenemos mucho que aprender de ellos. Hay demasiado miedo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.