¿Necesita internet un poblado sin agua?

mercado1

Foto de Victoria Braquehais, rp.

Cerrar la brecha digital no es un lujo, sino una necesidad.

XISKYA VALLADARES / Neupic

Vive en Kanzenze (Congo). Ahí no existen cañerías con agua potable. Toda la gente del poblado necesita construir pozos para sacar el agua. Cada pozo cuesta 165€, una cantidad enorme para un lugareño, (supone dos meses de sueldo de un profesor). Ahora es una niña, seguramente no sabe que en nuestras casas existe el milagro del grifo que da agua. Deberíamos sentirnos culpables de no ayudarles…

Y con el pretexto de estas necesidades urgentes nos despreocupamos de otras también importantes. Por ejemplo, llevar Internet al poblado. Mis alumnos de cuarto de carrera de Educación me argumentaban hace unos días: ¿Por qué invertir en Internet cuando lo primero es el agua y la comida? No nos damos cuenta de las graves consecuencias de la brecha digital en nuestro mundo y los vamos dejando de lado cada vez más con sus situaciones difíciles.

Ushindi es una misionera en Kanzenze. La misma que junto a otras Hermanas está enviando los proyectos para los pozos de agua. ¿Cómo enviaría los proyectos sin Internet? ¿Cómo haría los contactos con Europa? ¿Cómo descubriría que hay nuevas formas de acarrear el agua del pozo para no lastimar las espaldas? ¿Cómo descubriría que el mundo sigue evolucionando más allá de las fronteras de su poblado? ¿Cómo nos daría a conocer la vida de Kanzenze sin su blog? ¿Cómo descargaría libros para sus alumnos de la escuela Uzima? ¿Cómo abriría esas mentes si la suya estuviera cerrada? Ushindi ha conseguido que funcionara una sim 2G en una Tablet Samsung. Creo que es el único dispositivo conectado a la red en todo el poblado.

Internet no es un lujo. Internet es una necesidad. La necesidad básica de relación y de información de todo ser humano. Pero más allá de eso, Internet es la posibilidad de conectar mundos, de tender puentes, de acortar distancias, de ahorrar tiempo, de cerrar las brechas injustas. No solo la brecha digital, sino todas las brechas consecuencia de ésta. ¿Seguiría necesitando pozos Kanzenze si sus gentes tuvieran internet? Probablemente no porque ya habría ido alguien ahí a enseñarles a canalizar el agua. Internet es el milagro de la solidaridad, se la comunión, de la fraternidad. Evidentemente que, como todo lugar, también Internet puede inducir a cosas negativas. El mismo Jesús dijo que el trigo crece junto a la cizaña y hay que dejarlos crecer juntos para no ahogarlo.

Sí es primordial crear pozos en Kanzenze. Nosotros, que tenemos el agua al girar el grifo, no somos conscientes de su necesidad. Pero no despreciemos la importancia de conectar mundos, de cerrar la brecha digital. Hace dos semanas estuve en Perú sin conexión y me di cuenta del retraso enorme que ello implica en muchos aspectos importantes de nuestra vida. No somos conscientes. Soñemos que todo Kanzenze tiene Internet… Imaginemos cómo se transformaría aquel lugar. Yo lo imagino más culto, con más personas diversas conviviendo (muchos más querrían ir a ayudar), con más progreso, con mejores sistemas de agricultura, mejor alimentación, con grifos de agua en sus casas… Soñemos y hagamos de nuestros sueños una realidad.

Más información: Blog de Ushindi

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.