Navidad online

Navidad 2011

FOTO: XISKYA VALLADARES

TW lleva días con mensajes navideños, pero hoy realmente ha sido todo el día un preparar el corazón online. Creo que el 99% de los que hablan en mi TL hoy estaban viviendo de alguna manera (+ ó – profunda) la Navidad. También tuve mensajes fuera de tono, pero como viene siendo la tónica últimamente. Se ve que hay algún grupo a los que les resulta molesto que una monja esté activamente presente en TW. No entiendo el por qué, pero tampoco me importa.

Con todo el tema de la crisis, del cambio de gobierno, del discurso del Rey, etc. este año he conectado como nunca con mi pueblo sencillo nicaragüense. Y llevo desde ayer con una canción de los Mejías que dice así:

Vos sos el Dios de los pobres,
el Dios humano y sencillo,
el Dios que suda en la calle,
el Dios de rostro curtido.
Por eso es que te hablo yo,
así como habla mi pueblo.
Por que sos el Dios obrero,
el cristo trabajador.

Vos vas de la mano con mi gente,
luchas en el campo y la ciudad,
haces fila allá en el campamento,
para que te paguen tu jornal.
Vos comés minuta allá en el parque,
con Eusebio, Pancho y Juan José.

Yo te he visto en la pulpería,
instalada en un caramanchel,
te he visto vendiendo lotería,
sin que te avergüence ese papel,
yo te he visto en las gasolineras,
chequeando las llantas de un camión,
y hasta reparando carreteras,
con guantes de cuero y overol.

Creo que también en España podemos encontrarnos a ese Dios encarnado en el que sufre y en el sencillo. No pasemos de largo si lo vemos corriendo en el metro, aparcando coches, pidiendo a la salida de una iglesia, trabajando o parado, haciendo cuentas para llegar a fin de mes, luchando por levantar al país.

Yo me lo encuentro con frecuencia en TW. En amigos y en los que buscan ser mis enemigos. En la gente sencilla de bien y entre los desgraciados de mal. Sufriendo y gozando. En el día a día siempre con rostro humano.

La encarnación no puede ser otra cosa que esto. Dios acampando entre nosotros es Dios como uno más de los nuestros. Ni entre lucecitas, ni entre flores, tampoco entre los poderosos, ni entre los millonarios. Pero Dios es Dios… Late en cada corazón que le dé la gana. Incluso no sólo entre los que le abren la puerta. Sabe colarse por donde menos lo esperas…

Feliz Navidad, compañeros y amigos, hermanas y caminantes que andamos juntos algún trozo de vida.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.