Hacer Off line

“Somos como canciones sonando en un disco rayado. Somos la cara B de una cinta que nunca ha sonado.”

Soy una gran defensora y promotora de las redes sociales, especialmente de Twitter, porque creo que así como los periódicos nos ayudan a conocer la actualidad, los social media nos conectan con el sentir de una parte pequeña pero representativa de la sociedad. Nos permiten compartir opiniones, conocer puntos de vista diferentes, encontrar a personas encantadoras que jamás hubieras descubierto, y experimentar también el mundo de las emociones en el que todos vivimos: los odios, las envidias, la ilusión, el cariño, la rabia, etc. (porque la realidad virtual es sólo una representación digital de nuestra más auténtica realidad).

Estoy a favor de todo lo que sea ampliar nuestros horizontes, poner los pies sobre el mundo en que vivimos y abrir nuestras mentes y corazón a la riqueza de la diversidad. Creo incluso que si Jesús hubiese nacido en nuestro siglo uno de los caminos polvorientos de Galilea y Judea que él recorrió, hoy sería Twitter. Porque seguramente es la plaza digital del encuentro de masas, donde nos sentamos a intercambiar ideas y visiones, como en los antiguos aerópagos,  co la gente que llega y se va.

Sin embargo, con todo esto, creo que nos estamos olvidando de que también es importante desconectar. Hoy me decía una tuitera:

A lo que yo inocentemente le respondí:

Y es cierto. Pero luego me he quedado pensando en ello. @CuadrosRosa ha hecho una buena anotación.

¿Cómo podemos compartir si estamos vacíos? ¿Cómo llenarnos si no conocemos el silencio? ¿Cómo hacer silencio si no sabemos desconectar? Sorprendentemente vivimos un tiempo en que el silencio llega incluso a asustar a los más jóvenes. Se produce como un miedo al propio encuentro con uno mismo. No hablo de hacer silencio para hablar con Dios (que eso es para nota). Hablo de hacer silencio para escuchar nuestro propio corazón que también tiene sus reclamos: sus emociones, sensaciones, necesidades y carencias. Pero cada vez pasamos más de él.

Las grandes personas, profundas, equilibradas y pacíficas, no se hacen en el ruido. Se construyen en el silencio. Yo tengo la suerte de haber topado con muchas de ellas tanto en la vida real como en la virtual (en mi TL). Pero también me he topado con otros tipos probablemente heridos por su experiencia en la vida que piden a gritos sin saberlo una reconciliación personal con su mundo interior.

A muchas personas, la naturaleza, el campo o el mar, les ayuda mucho a contactar con ese mundo interior. Es verdad que no siempre podemos escaparnos. Pero nos hace bien recordar: “Ama al prójimo como a ti mismo”, no “en lugar de ti mismo”. Si no te cuidas no podrás hacer nada por los demás. Si no te llenas, estarás vacío para dar. Si no te amas, te será difícil amar.

Sé que hoy escribo sólo para quien ha tenido experiencia alguna vez de esto. Quien no ha usado nunca un iPad no sabe lo que se pierde, no puede desearlo. Quien no conoce lo que significa desconectar, necesita vivir enchufado, no sabe lo que se pierde.

Mañana es domingo. A mí sí que llega un momento en que la tecnología y el ajetreo me cansan. ¿A ti no te apetece desconectar?  Estaba escuchando la canción Presuntos Implicados – Gente y pensaba en toda esa “gente que se despierta cuando aún es de noche y cocina cuando cae el sol…” “Gente que comparte el oleaje de su alma” y que “nos renueva la esperanza de vivir un día en paz”. Gente muy buena, pero inevitablemente ajetreada, que me llena de compasión el alma porque muchas veces no puede desconectar.

——-DATOS EXIF DE LA FOTO——-

Modo de exposición: Exposición manual
Programa de exposición: Manual
Tiempo de exposición: 1 / 3999
Flash: El flash no se ha disparado
FNumber: 4.8
Longitud focal: 18
Long. focal película 35 mm: 27
Control de ganancia: Ninguno
Clasific. velocidad ISO: 200
Fuente de luz: desconocido
Valor de apertura máx.: 3.6
Modalidad de medición: Punto

4 Comments

  1. Me encanta esta entrada, y me encanta que convenzas a quienes te rodean de que las redes sociales bien empleadas pueden hacer mucho bien. La prueba está en que gracias a una de ellas te he conocido.
    Es genial lo que dices de que “si Jesús hubiese nacido en nuestro siglo uno de los caminos polvorientos de Galilea y Judea que él recorrió, hoy sería Twitter.” Sencillamente, genial! Yo también lo pienso, y creo que tendría tantos followers que lo colapsaría.

    • Gracias, (aunk lo sé no puedo decir tu nombre), me alegra mucho k coincidamos y sobre todo k me hayas visitado aquí. Estoy convencida de la necesidad de más presencia de la Iglesia en las redes como Twitter, pero hay mucho miedo, mucho trabajo, y mucha falta de conciencia de su importancia. Muchas veces se ve como perder el tiempo. Pero realmente, ¿qué hizo Jesús sino estar con la gente? TW es esa plaza pública donde nos encontramos cada día para debatir, descansar y expresar nuestras preocupaciones y vivencias. Si Jesús no está ahí, donde estamos todos, ¿dónde estará? Se lo k me dirían, pero lo dejo ahí hasta k alguien lo escriba (si es k ese alguien llega) 😉

      Gracias de verdad. Tus palabras me animan. Gracias x haberte encontrado yo a ti.

  2. Tengo que reconocer que es verdad todo lo que dices. Yo, que me considero un principiante en Twitter le agradezco la variedad de la información que consigo y no me refiero solamente a las noticias si no más bien a las preocupaciones, a las inquietudes, a como afrontamos cada uno lo mismo de diferentes formas y lo que eso te puede ayudar si lo sabes administrar bien, asi mismo te da la oportunidad de conocer personas de diferentes ideologías, estractos sociales que quizás no hubieras llegado a conocer sin este medio, o al menos no a tantas.
    Pero dicho todo esto también considero que lo debemos utilizar como medio no como fin, la vida tiene otras muchas cosas bonitas que disfrutar, que ver, cada uno según sus gustos, hay que disfrutar de los amigos de carne y hueso de la familia del trabajo, de un buen museo, de un buen paisaje, yo qué se de tantas cosas, y por supuesto también son necesarios los momentos de soledad, aunque tengo que reconocer que a mi la soledad no me gusta, para encontrarnos a nosotros mismos y poner en orden todo lo complejo de la vida diaria. Bueno creo que me estoy alargando y aquí la que escibe los artículos eres tú. Pero me siento cómodo en tu rincón. Doy gracias a la vida por haberte conocido, a veces me das la paz que necesito. Gracias.

    • paco, me alegra mucho que te sientas cómodo aquí. Me encanta lo k expresas y descubro en tu un alma sencilla y humilde. Bienaventurado, te diría Jesús. Cuídate. Y sigue así!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.